Image

    Radio Magallanes

 

VISITANTE:

Agregar a Favoritos
Enviar a un Amigo
Página de Inicio

COMENTARIO POLÍTICO  

El camino a la convención constitucional



El d√≠a de ayer, 11 de enero de 2021, culmin√≥ el plazo para la inscripci√≥n de las candidaturas a la Convenci√≥n Constitucional, con m√°s de 2 mil seiscientos candidatos, para ocupar un total de 155 esca√Īos, incluidos 17, que se reservaron para los pueblos originarios, suma que se ver√°, adem√°s, sujeta a la denominada regla de paridad.
Por un lado, tenemos a la extrema derecha y a la centro derecha, unidas bajo un pacto pol√≠tico denominado ‚ÄúVamos por Chile‚ÄĚ, demostrando que el fantasma de la dictadura y su constituci√≥n, sigue siendo el catalizador de sus diferencias pol√≠ticas, y que, con tal de salvarlas, est√°n dispuestos a abandonar caretas populares, para objetivos mucho m√°s pedestres que tratar de procurar un mejor pa√≠s, y, por el otro lado, a varios pactos que se podr√≠an considerar como de izquierda o centro izquierda, que competir√°n entre s√≠, junto a una gran cantidad de candidatos independientes, los que superaron las 2 mil trescientas personas.
Este escenario, necesariamente, implica un nivel de dispersión de votos insospechado, que probablemente, produzca que quienes fueron capaces de unirse por intereses comunes, aunque haya sido el fantasma de la dictadura y su constitución, puedan lograr una presencia importante en la conformación de la Convención, lo que, lógicamente, no se condice con la cantidad de votos que gran parte de dicho sector obtuvo en el plebiscito del mes de octubre de 2020, en el que la opción Rechazo, obtuvo sólo un 20% de los votos.
As√≠ las cosas, el resultado de la elecci√≥n de constituyentes en el mes de abril de 2021, puede que, no sea cercano a lo que esperamos muchos que pretend√≠amos un cambio de la Constituci√≥n Pol√≠tica de la Rep√ļblica, y, en este punto, es necesario establecer que la base electoral de la opci√≥n Apruebo, en ning√ļn caso, se basa en una estructura org√°nica, sino que en un gran n√ļmero de voluntades, individuales o colectivas, que, no me cabe la menor duda, procurar√°n hacer su mejor esfuerzo por lograr condiciones de elegibilidad, sin embargo, la promesa de asegurar una mayor participaci√≥n de la ciudadan√≠a, que los firmantes del denominado Acuerdo Por la Paz, suscrito en la madrugada del d√≠a 15 de noviembre hicieron con el pa√≠s, simplemente, result√≥ olvidada, ya que, se sujet√≥ el proceso electoral de la conformaci√≥n de la Convenci√≥n Constitucional a las reglas de elecci√≥n de los diputados, es decir, dividiendo al pa√≠s en distritos que elegir√°n a sus representantes sobre la base del sistema D‚Äô Hont, que es proporcional mayoritario, reduciendo al m√≠nimo, en la pr√°ctica, la posibilidad de elecci√≥n de un candidato independiente, que postule por fuera de una lista. Si bien, se le permiti√≥ a los independientes la conformaci√≥n de listas propias, se les vet√≥ la posibilidad de suscribir pactos con los partidos pol√≠ticos, as√≠ como tampoco, se les facilit√≥ el proceso para su inscripci√≥n como candidatos.
A partir de lo indicado, podemos estar en condiciones de sacar varias conclusiones, la primera que la imposibilidad de unirse de la centro izquierda e izquierda, tiene que ver con la necesidad de imponer cierta moralidad de los unos a los otros eventuales socios pol√≠ticos, mientras en el otro sector, personas que parecer√≠a que tienen, igualmente, muchas diferencias, no tienen presente ning√ļn tipo de moralidad a la hora de suscribir acuerdos electorales, siendo tremendamente pragm√°ticos al momento de negociar, m√°s all√°, que se hayan convertido goles de √ļltimo minuto entre ellos.
De ocurrir, entonces lo que la aritmética electoral pudiera avizorar, tendríamos una nueva constitución redactada por una Convención Constitucional, que tendría el mismo pecado de la actual, es decir, por personas que no representan el actual momento político, pudiendo darse la posibilidad de contar con convencionales, que resulten electos nuevamente con un 1% de los votos, dependiendo de la potencia de una lista determinada.
La Convenci√≥n Constitucional, se erige como el evento pol√≠tico m√°s importante de la historia de Chile, sin embargo, se realiza, probablemente, en el peor momento de dicha trayectoria, es decir, con un gobierno que cuenta con un 4% de apoyo y un Congreso que s√≥lo tiene un 2% de legitimidad, sin necesidad de hablar de otras instituciones que, seg√ļn las encuestas, cuentan con muy poca aprobaci√≥n ciudadana.
Entonces en un país, que mantiene latente un estallido social, resulta muy complejo que las fuerzas progresistas no hayan sido capaces de poner en suspenso sus legítimas diferencias, para tratar de aunar esfuerzos destinados realmente a cambiar la Constitución actual.
Hoy d√≠a competir√°n los morales e inmaculados independientes, frente a los inmorales y sucios dependientes o que en alg√ļn momento dependieron del ‚Äúprogresismo‚ÄĚ, y esa lucha se vuelve fratricida, cuando el hijo le dice a su propia familia que, todo su proceso de crecimiento y madurez bajo su alero, result√≥ ser en vano, porque todo lo que le entreg√≥ y le ense√Ī√≥, para √©l, no tuvo ning√ļn valor. Incluso muchos hijos tienen el derecho de pensar que sus propios padres, fueron quienes permitieron que muchos de sus hermanos est√©n privados de libertad, siendo ellos, los que desencadenaron esta posibilidad de cambiar la constituci√≥n. Por lo tanto, hoy, el plebiscito constituyente, representar√°, lamentablemente, a los padres, peleando con sus hijos, pudiendo ser esta batalla, la que por fin y de una vez por todas, pueda poner fin a la transici√≥n, ya que, no me cabe duda que estos hijos despu√©s, tambi√©n ser√°n padres, y, probablemente, en el futuro, tambi√©n, pelear√°n con sus propios hijos, quienes les dir√°n que todo lo que hicieron fue malo, imaginemos a esos futuros padres, que hoy son hijos, vistos desde la perspectiva hist√≥rica de que cuando fueron hijos tuvieron la oportunidad hist√≥rica de mejorar las cosas para el futuro de sus propios hijos, porque no creyeron en sus padres ni tampoco en sus abuelos. Nuestros padres, lucharon por la libertad cuando buscaron derrotar a Pinochet, con aciertos y errores, como hacerse cargo de su legado, los hijos, ahora, luchan por la igualdad, y ojal√°, sus hijos, puedan ser capaces de luchar por la fraternidad.

Me parece muy bien que los partidos y las fuerzas pol√≠ticas, realicen todo lo que sea necesario para llevar a sus mejores candidatos, sin embargo, las elecciones son un proceso donde participan personas, y todas ellas presentan una historia y un algo de qu√© tener que hacerse cargo, por lo tanto, en ese contexto, levantar un dedo inquisidor sobre todos los eventuales participantes del proceso, demuestra que el tema de las personas va mucho m√°s all√° de sus ideas, y que, lamentablemente, tiene que ver con problemas personales e ideol√≥gicos, incluso de egos, por lo tanto, ni siquiera con la b√ļsqueda de un bien mayor, lo que no permiti√≥ en centrarse en lo importante que representaba ganar una elecci√≥n como √©sta.
Probablemente, el grito de cambio, fue tan fuerte, que no se alcanz√≥ a escuchar el mensaje de qu√© era lo que se pretend√≠a cambiar, ojal√°, podamos ser capaces de no caer en nuestro cl√°sico ‚Äúgatopardismo‚ÄĚ, es decir, ‚Äúcambiar todo para que nada cambie‚ÄĚ, si eso ocurre no perdamos de vista que esta nueva constituci√≥n redactada por quienes resulten electos el d√≠a 11 de abril, deber√° ser objeto de un plebiscito aprobatorio, el que se realizar√°, esperamos, bajo otras condiciones, con otro gobierno, y en otro contexto sanitario.

RODRIGO HENRIQUEZ NARVAEZ ABOGADO
---------------------------------------------------------------------------------------------
<<ATRAS        SIGUIENTE>>

 


Radio Magallanes CD 70 - 700 AM - 106.7 FM
Pasaje España, a un costado de la fiscalía local    Fono: (56) 61 2241541 - 61 2241587
E-mail: prensa@radiomagallanes.cl
Punta Arenas - Patagonia - Chile

Portada | Personal & Staff | Historia | Programación | Contáctenos

Diseño y Webhosting: Iflexus Ltda.